El HIIT esta sobrevalorado

El HIIT esta sobrevalorado

Compartir
  • 29
    Shares

La popularidad que ha ido tomando la actividad física en general en estos últimos años, ha causado que se popularicen una gran cantidad de actividades y métodos de entrenamiento aplicados sobre (entre ellos el HIIT) la población en general, sean deportistas o no.

Todo este crecimiento de actividades y métodos para darle variedad a la actividad física ha afectado en mayor medida al área fitness y recreativa; esto no es cosa de tomar a la ligera, pues uno de los métodos más popularizados es el entrenamiento interválico de alta intensidad, método que mal aplicado; a pesar de causar efectos positivos en el organismo, pueden resultar en todo lo contrario si no se sabe medir y cuantificar la carga para cada individuo.

HIIT

Vamos por partes, prácticamente todos los métodos de entrenamiento que se aplican hoy en día provienen del entrenamiento competitivo, el HIIT no es la excepción y a pesar de que apenas se ha convertido en una gran novedad; es un método que tiene décadas que se conoce, su aparición ocurrió por primera vez en 1850, pero fue hasta la década de 1950 que comenzó a ser popular en el ambiente del entrenamiento deportivo bautizándose como entrenamiento interválico. Y fue hasta el año 2000 cuando científicos comenzaron a realizar estudios en todos los niveles de actividad física entorno al HIIT.

Te invitamos a que visites nuestro Canal en  YouTube.

Durante estos últimos años se han dado a conocer gran cantidad de beneficios que trae este método de entrenamiento, con los cuales, marcas comerciales han patentado nombres (Tabata, Little & Gibala, Turbulence training, wingate, etc.) y comercializado una sistematización de ejercicios en torno a este método de entrenamiento. Promocionando los beneficios que se pueden llegar a producir, tales como:

  • Gran pérdida de grasa en un periodo muy corto de entrenamiento
  • Mejorar la condición cardiaca
  • Mejorar la capacidad de consumo de oxigeno
  • Entre otras mas.

El HIIT es un método de entrenamiento nada sencillo de realizar, los niveles de estrés que el cuerpo tiene que soportar son muy altos, hablando de intensidades; el HIIT requiere para lograr los beneficios que se promocionan, alcanzar niveles de consumo de oxigeno máximo (Vo2Max) de entre el 80 y 100% con intensidades de recuperación entorno al 70%.

HIIT

Visto lo anterior es fácil saber que este método no es para la población en general, es necesario cierto grado de entrenamiento dependiendo a que intensidad se trabaje. Muy importante es el saber con quién se trabajará, y así determinar bajo que parámetro y condiciones se pude llevar acabo.

El uso indiscriminado de este método de entrenamiento puede causar daños muy grabes a la salud, uno de estos daños es la isquemia miocárdica, que ocurre cuando el consumo de oxigeno sobrepasa al aporte que necesita el corazón para poder realizar su trabajo, lo que nos puede llevar a complicaciones de salud cardiaca muy grabes con el pasar del tiempo; y haber adoptado de este tipo de entrenamiento como algo cotidiano en nuestra actividad sin saber cuantificar y adaptarlo.

Es innegable que el HIIT tenga beneficios, pero estos solo son palpables siempre que se realice de forma adecuada, determinando la duración del descanso y actividad acorde a cada persona y no generalizando como hoy en día se realiza. Este método no es para la población en general y menos cuando son sedentarias, y trabajar a altas intensidades puede resultar peligroso.

La aplicabilidad en poblaciones especiales que presenten obesidad y problemas cardiacos se puede realizar siempre (ojo aquí) que sea con la guía tanto de un médico especialista como de un entrenador preparado en la materia y el método aplicado a la población que se trate; con especialista no nos referimos a haberse preparado en los cursos que imparten las marcas comerciales para aplicarlos en sus gimnasios o para poder usar su marca.

La sobrevaloración del HIIT ha llegado al grado de querer utilizarlo para casi todos los objetivos, prueba de ello, es que se ha extendido día a día que es preferible bajar de peso por medio del HIIT que hacer entrenamientos de resistencia de larga duración; bajo la premisa de que las pérdidas de masa grasa son mayores.

  Lo anterior es completamente verdad siempre y cuando se realice adecuadamente, pero, para alguien con sobrepeso debido al sedentarismo, sus capacidades tanto metabólicas como cardiorrespiratorias son muy deficiente, por lo que un trabajo de resistencia de larga duración le generará no solo un cambio de composición corporal ayudando a  la disminución de masa grasa, si no también, en una mejora del trabajo cardiaco, respiratorio y metabólico, como sería; un mejor intercambio de oxigeno del sistema cardiorrespiratorio. Cambios que, trabajos de corta duración no pueden aportar, puesto que las adaptaciones que se generan son a nivel periférico.

HIIT2

Visto todo lo anterior es necesario utilizar con cautela el HIIT, siendo un método de entrenamiento difícil de realizar a las intensidades necesaria,además de ser lesivo para el organismo si no se tiene la preparación física requerida. Y es preferible evitarlo si no cumples con la preparación necesaria y utilizar otros métodos de entrenamiento si lo que buscas además de un buen físico es tener salud.

Puede que también te interese: utilidad y origen de los somatotipos

Alexis Baltierra 1

Alexis Baltierra

Presidente Fundador Paidotribas

Soy egresado de la ENED, con más de 10 años de experiencia en el medio, entrenador especializado en gimnasia artística y entrenador personal personal.