Hacer ejercicio con faja mitos y realidades

Hacer ejercicio con faja mitos y realidades

Compartir

Un tema muy recurrente en las salas fitness, a pesar de que uno puede encontrar información sobre el tema con mucha facilidad. Hay instructores que aun no se encuentran debidamente capacitados e informados, recomendando la faja prácticamente para su uso diario durante todo el entreno, atribuyéndoles beneficios inexistentes, causando una mal información que va pasando de boca en boca. 

Reiteradas son las veces que hemos visto a gente entrenando con faja, y entrenadores recomendándolas “para moldear la cintura” “para bajar la pancita” “para quemar más grasa” que dicho sea de paso son completamente falsas.   

Vamos por puntos. El uso de las fajas en el gimnasio tiene la finalidad de darle un pequeño soporte tanto a la zona lumbar como abdominal si es que se tiene una molestia o alguna lesión, también si se está recuperando de alguna operación de dicha zona. 

Uso de la faja

 Se le ha atribuido a la faja la quema de grasa localizada, esto se fundamenta en la creencia; que el sudor es un signo de que uno se encuentra “quemando” grasa.

La realidad es que el sudor también es un mecanismo de nuestro organismo para enfriar nuestro cuerpo, manteniéndolo estable, al colocar una tela que limita el paso de aire, se limita el enfriamiento, haciendo que nuestro organismo comience a generar sudor para enfriar la zona con mayor eficiencia con el poco aire que está llegando y así mantener una temperatura que permita al organismo trabajar sin complicaciones.  Lo que causa en realidad la faja es una pérdida de líquidos que, dependiendo de la actividad y el calor del lugar, puede comenzar a causar una leve deshidratación.   

 Vamos ahora con la funcionalidad de “moldeadora de la cintura”. Esto proviene de su antecesor, el corsé, que se utilizaba para darle a la cintura una forma estrecha, pero esto es solo momentáneo y gracias a la compresión que se tiene que realizar sobre la zona, su uso en aquel entonces era puramente estético sin funcionalidad sobre la actividad física.

Lo único que podrá moldear tu cintura y zona abdominal, no es más que una pérdida de grasa subcutánea y un buen tono muscular. Esto se debe, a que sin importar cuanta presión hagas sobre la zona de forma externa, si tienes gran cantidad de grasa subcutánea (esta grasa es la que se encuentra por encima de los músculos) no podrás moldear tu cintura, puesto que la grasa no tiene ningún tipo de propiedad contráctil que le permita quedarse distribuida o comprimida por le presión externa después de retirada la faja.

Faja

Desafortunadamente como se suele ver a atletas fitness utilizado estos objetos en el entrenamiento, quienes desconocen del tema se suelen quedar con la idea de que son útiles. Otros quienes la usan le dan validez porque les funcionó en su entrenamiento, pero al respecto hay que dejar las cosas en claro, ellos suelen confundir y relacionar los cambios naturales de un adecuado entrenamiento con el uso de la faja, lo cual denota un poco conocimiento del tema.

Un adecuado entrenamiento con o sin faja va a causar un cambio estético favorable.  Por último, cuando se realiza todo el entreno con soporte de este tipo, se le quita carga de trabajo a la zona media del cuerpo, también conocida como core, que comprenden los músculos abdominales, oblicuos y lumbar principalmente, causando con el tiempo una pequeña descompensación y debilitamiento de la zona.

Puede que también te interese: utilidad y origen de los somatotipos

Te invitamos a que visites nuestro Canal en  YouTube.

Alexis Baltierra 1

Alexis Baltierra

Presidente Fundador Paidotribas

Soy egresado de la ENED, con más de 10 años de experiencia en el medio, entrenador especializado en gimnasia artística y entrenador personal personal.