Actividad física a alta temperatura (calor)

Actividad física a alta temperatura (calor)

Compartir

Hace algún tiempo publicamos sobre el control de la temperatura en nuestro organismo durante  la actividad física, donde se activan ciertos mecanismos; glándulas endocrinas, músculo esquelético, glándulas sudoríparas y arteriolas de la piel. Pero dependiendo si hace frio o calor se activan de un modo u otro, en esta ocasión toca hablar sobre el entrenamiento en alta temperatura.

Esta ocasión tocaremos el tema sobre los mecanismos que se activan dentro de nuestro organismo para perder calor cuando nos encontramos en temperaturas calurosas o simplemente cuando nuestro cuerpo está generando mucho calor. No tocaremos el tema cuando hay un aumento de calo causado por fiebre, pues esta puede ser por infecciones o bacterias víricas e incluso trastornos cerebrales, siendo un tema completamente distinto fuera de nuestra competencia.

Alta temperatura

Adaptaciones a alta temperatura

Como recordamos en la entrada pasada, el hipotálamo es el encargado de regular la temperatura corporal enviado ordenes al sistema autónomo y regular la temperatura, en este caso perdiendo calor corporal. Las ordenes enviadas causan una modificación en las arteriolas de la piel, generando un ensanchamiento, permitiendo que mayor flujo de sangre entre en contacto con la zona más cercana a la piel y de esta manera perder el calor generado por los músculos cuando se hace actividad física; al pasar la sangre por estas zonas más próximas a la superficie, si la temperatura ambiente es favorable, se pierde calor

Al ensancharse y permitir mayor flujo de sangre, el sistema cardio vascular comienza a trabajar con mayor exigencia porque debe de mantener el flujo sanguíneo hacia los músculos que se encuentran trabajando y aportar al mismo tiempo mayor cantidad de sangre a la piel para regular la temperatura corporal, produciéndose de esta manera un mayor gasto cardiaco, que va a ir en aumento cuando la temperatura del ambiente es mayor, por consecuente entre mayor temperatura ambiente mayor gasto cardiaco para un mismo ejerció en condiciones de clima fresco.

Por consiguiente las señales que envía el sistema nervios simpático no solo va dirigido a las arteriolas de la piel, también al corazón para aumentar la frecuencia cardiaca permitiendo que el ventrículo izquierdo bombé con mayor fuerza, al mismo tiempo para quitarle un poco de carga de trabajo al corazón y no comprometer el aporte de sangre a los músculos que se encuentran trabajando, se envían señales para que en los riñones, hígado e intestinos se produzca una vasoconstricción, lo que también permite que sin ningún problema pueda ir mayor sangre hacia la piel favoreciendo la eliminación de calor por convección.

Durante la actividad física el aumento de la temperatura proviene del calor que genera la masa muscular, que incrementa con forme la intensidad del ejercicio aumenta, ocurriendo modificaciones dependiendo de la temperatura ambiente y clima en el que se desarrolle la actividad física. En cuanto aumenta la temperatura ambiente la eliminación de calor por convección disminuye y comienza a tener mayor relevancia el mecanismo de evaporación, aunque este mecanismo también aumenta de relevancia cuando el calor que se produce supera al que se puede eliminar por convección.

Síguenos en nuestro canal de YouTube

La eliminación de calor por convección  comienza a tener menos relevancia o protagonismo con mayor temperatura ambiente debido a que el gradiente de temperatura de la piel y ambiente disminuye.

En este sentido la eliminación de calor por evaporación comienza a tener mayor relevancia las glándulas sudoríparas ecrinas, siendo su función puramente termorregulador (un segundo tipo de glándulas sudoríparas son las glándulas apocrina, qué se localizan en ciertas zonas del cuerpo como el rostro, las axilas y la región genital, estas glándulas se asocian con la respiración nerviosa, por lo que no contribuyen significativamente en la eliminación de calor por evaporación) que reciben información para que comiencen a secretar sudor en la superficie de la piel, en este proceso la acetilcolina se encuentra involucrada en la reacción.

Las gotas de sudor al evaporarse ayudan en la eliminación del calor, que como recordaremos es el mecanismo más relevante en la actividad física.

La cantidad de sudor que genera el cuerpo puede variar dependiendo de las necesidades del organismo, también varía dependiendo de cada persona; su climatización o aclimatación, quienes se encuentran acostumbrados al calor comienzan a sudar un poco antes, así como también sudan más las personas como mayor corpulencia, aunque claro no hay que dejar de lado que la genética también juega un papel importante y de esta manera dos personas con una misma aclimatación pueden presentar tasas de sudoración distinta.

Las glándulas sudoríparas ecrinas se encuentran distribuidas en gran parte de la piel existiendo aproximadamente 2 a 5millones de estas glándulas que se localizan sobre todo en las palmas de las manos, en la planta de los pies y la frente, también existe su presencia en otras partes. Existe una variación en la tasa de sudoración por regiones, pero durante la actividad física se presenta mayor sudoración en la región torácica, en la zona lumbar de la espalda y en la frente y donde menor sudoración se presenta es en las manos y los pies.

Cuando el sudor comienza a generarse contiene sodio y cloro, avanzado por el conducto excretor, cuando la sudoración es leve, un poco de sodio y cloro es reabsorbido, pero cuando la sudoración es mayor, el filtrado al momento de pasar por el conducto excretor es menor y la cantidad de estos electrolitos que no son absorbidos y reabsorbidos se pierden en mayor cantidad, siendo en este punto muy importante una adecuada hidratación, no solo en líquidos, también en electrolitos.

Una sudoración muy elevada y prolongada en el tiempo además de la perdida de líquidos y electrolitos resulta en una pérdida de volumen sanguíneo, limitando el volumen de sangre que regresa el corazón aumentado de esta manera aún más la frecuencia cardiaca, dando como resultado una disminución del rendimiento.

En los deportes, el futbol americano es en los que existe una su duración cuando se juega en temporadas de calor, debido a todo el equipo de protección que se utiliza, impide una adecuada eliminación por calor evaporación, generando más sudor para intentar compensar la retención de calor perdiendo hasta 4 o 5 litros de sudor por una hora de sesión de entrenamiento caluroso y húmedo.  Los maratonistas pueden perder hasta el 10% de su peso corporal por sudoración durante toda la prueba

A pesar de que nuestro cuerpo puede generar mucho sudor durante la actividad física, también tiene un mecanismo que busca disminuir la perdida de líquido y electrolitos mediante las hormonas aldosterona (del alemán Aldosteron, de Aldo-, acortamiento de Aldehyd, aldehído, y -steron, hormona esteroide) y de la hormona antidiurética (ADH) que es estimulada por la pérdida de líquido corporal; la primera ayuda en la retención de sodio, mientras la segunda aumenta la retención de líquidos promoviendo la reabsorción renal de agua,  compensando la perdida de líquidos y electrolitos por sudor evitando o disminuyendo la eliminación de líquidos por la orina.

Para que la tasa de sudoración aumente considerablemente, además de una alta intensidad y duración de la actividad física, es necesario un ambiente caluroso y una alta presión de vapor de agua en el ambiente; presión ejercida por las moléculas de vapor de agua suspendidas en el aire, limitan la transferencia de más moléculas de agua  al ambiente limitando la capacidad de evaporación del sudor. 

La presión que ejercen las moléculas de agua en el ambiente se le conoce como  humedad relativa, cumple un papel fundamental, el entrenamiento que se realiza en este tipo de ambiente caluroso y húmedo, afecta el rendimiento en general, altera el metabolismo de los músculos, el equilibro de los fluidos y electrolitos, las funciones cardiovasculares y el sistema nervioso central.

Actividad física a alta temperatura (calor) 5

En el musculo se ve afectada la descomposición del glucógeno; es más elevada y se incrementa el metabolismo de los hidratos de carbono y acumulación de lactato, causando una fatiga muscular más rápida afectando en mayor medida a deporte de larga duración.

En pocas palabras, realizar un deporte en un ambiente caluros reduce el rendimiento físico en general y más aún con una humedad relativa alta, esta fatiga puede ser por la combinación de todos los factores que se mencionaron anteriormente, perdida de líquidos y electrolitos; dependiendo de la tasa de sudoración, alteración de la frecuencia cardiaca, alteración en el metabolismo muscular e incluso la hiperemia (alta temperatura corporal) influyen sobre el sistema nervioso central pudiendo reducir el impuso mental del rendimiento motor.

Pero al igual que el entrenamiento en altura existe la posibilidad de poder adaptar a nuestro organismo para que pueda trabajar de mejor manera en un ambiente caluroso, sin presentar de manera prematura una baja de rendimiento o fatiga por una alta temperatura corporal, realizándose una aclimatación o climatización.

 A pesar de que los términos aclimatación y climatización se suelen usar de la misma manera, la diferencia en estos términos radica en la temporalidad en la exposición al ambiente en cuestión.

La aclimatación se refiere a un tiempo corto de exposición unos días o unas semanas, en el caso de la exposición al calor, los cambios favorables se alcanzan casi por completo entre 7 a 14 días después de la primera exposición.

Dentro de los cambios que ocurren se encuentra un incremento entre un 10 o 12% del volumen plasmático, lo cual permite que a pesar de que exista sudoración el volumen sanguíneo no se vea muy comprometido, ayudando también a que pueda almacenar más calor con una ganancia de temperatura más reducida, la sudoración comienza a presentarse rápidamente lo cual favorece a un mejor enfriamiento corporal.

Por otro lado, la climatización es la exposición prolongada de semanas o meses, en este caso la climatización puede triplicar la capacidad de sudoración que se presentaba antes de esta adaptación, al mismo tiempo, mejora la capacidad de retención de electrolitos que se pueden perder con el sudor por medio de la secreción de aldosterona.

Entre mayor sea el tiempo expuesto mayores serán los cambios que se irán presentando para generar una mejor adaptación, entre estos cambios también se presenta una producción de células de proteínas de choque térmico en las fibras musculares, miembros de una gran familia de proteínas denominadas proteínas de estrés, estas en particular se comienzan a sintetizar en respuesta al estrés por calor.

Referencias y bibliografía recomendada

Alexis Baltierra 4

Alexis Baltierra

Presidente Fundador Paidotribas

Soy egresado de la ENED, con más de 10 años de experiencia en el medio, entrenador especializado en gimnasia artística y entrenador personal personal.