Entrenamiento de la Fuerza y su relación con la genética

Entrenamiento de la Fuerza y su relación con la genética

Compartir
  • 1
    Share

Por:Alba L. Victor Hugo
E-mail: hugopaco209@gmail.com
Estudiante de Ciencias del Deporte – Personal Trainer

Como se ha visto que existen muchos factores que afectan al entrenamiento de la fuerza, ya sean las cargas del entrenamiento, sistemas energéticos, nervioso, muscular, etc. Pero hoy se tocara un factor que pocos toman en cuenta que es la genética, la parte genética juega un papel extremadamente importante en cualquier deporte, porque esté, contiene la información ya predispuesta para tu crecimiento y desarrollo físico, ayudándote a la adaptación que debes de tener para sobrevivir en un ambiente muy variable.

La Fuerza

De igual forma el ADN es la herencia dada de nuestro árbol genealógico, ya sea nuestro somatotipo e incluso las enfermedades que estén predispuesta por el simple hecho de que nuestros pasados la hayan padecido, al igual que tenemos ya una carga predispuesta, también poseemos la capacidad de “mutar” o recodificar nuestra genética mediante nuestro estilo de vida evitando patologías que se pudieron haber presentado durante la vida.

Con esta pequeña introducción podemos comprender mejor la relación que existe entre la genética y el deporte, dependiendo de los cromosomas que forman el ADN podemos tener afinidad hacia una disciplina deportiva, ya sea atletismo, natación, halterofilia, etc. Pero eso no imposibilita la realización de otros deportes, es ahí cuando surge la cuestión; ¿El deportista nace o se hace? Esta respuesta se da fisiológicamente atraves del ADN, dando el tope anatómico de cada individuo (ya sea de partes óseas, predisposición y formación de fibras musculares, facilitación de enzimas para la degradación y aprovechamiento de las proteínas, funcionamiento de sistemas energéticos, etc.)

Para poder relacionar mejor a la genética con el deporte o regularla de cierta manera, sería atraves del entrenamiento del sistema musculo esqueléticos porque ahí es donde más se presenta la mayor acción de “la célula o fibra muscular, mecanismos de excitación y transducción de señales de la propia fibra muscular” (Ribas Serna & Gonzáles Badillo, 2002) pero sobre todo el uso de la proteína por la capacidad genética.

la Fuerza

Te invitamos a que visites nuestro Canal en  YouTube.

Esto se modificará o se expresará mediante los estímulos que se reciban durante el entrenamiento, es relacionable con el proceso de la supercompensación, pero esto se aplicaría a nivel genético, primero se tomarían estos puntos:

  • Estímulos (agresión con el propósito de romper la homeostasis).
  • Fatiga (para forzar al sistema y exista la posibilidad de mejora).
  • Supercompensación. (puede existir una mejora si el entrenamiento es el adecuado a los objetivos deseados).
  • Fase de resistencia (obviamente el cuerpo querrá regresar a su homeostasis de antes así que existirá resistencia de todo el cuerpo mediante el ADN que tiene el registro ya programado y no será fácil modificar la genética)
  • Adaptación. (aquí es cuando se registraría la nueva información en el ADN).

Si nos ponemos a pensar determinadamente todo proceso o leyes, ya sea la ley de shultz o la ley seyle, tienen esa misma secuencia que nos indica que la única manera de adaptación o modificación de cualquier ser humano es mediante estímulos constantes.

Algunas personas dirán que “no todos los cuerpos son iguales”, obviamente no, pero algo siempre será constante; el cuerpo humano, los procesos metabólicos, nerviosos o musculares son los mismos para todos (excepto que tengan una discapacidad o una patología). Algunos tienen más facilidad para ciertas cosas o el desarrollo de algunas cualidades, es obvio, la genética ayuda, pero tambien ayudan los pasos mencionados anteriormente, porque tal vez puedas tener la genética perfecta para desarrollarte en un deporte, pero si no explotas esa genética mediante entrenamiento para poder sacar todo el potencial en ti, no servirá para nada la genética en ese término.

Lo más adecuado sería que todos los deportistas vayan dirigidos según su carga genética, pero en la mayoría de los casos no es así, esto no impide que existan promesas en el deporte y mucho menos que existan deportista de élite. Te preguntarás “¿y en donde entra el entrenamiento de fuerza en este artículo?” pues te diré; esos son los estímulos necesarios si quieres orientarte en la fuerza, ya sea un método 5×5, 3×3, etc. Sobre todo que sea orientado a la excitación del sistema neuromuscular.Si naces con una facilidad para direccionarte a la fuerza, ya sea porque tienes un estupendo sistema nervioso e incluso una mayoría de fibras blancas para generar mayor fuerza, no olvides que la genética no es todo para poder desarrollar un performance deportivo óptimo.

Este es un tema de mucho interés, la investigación genética, bioquímica e incluso excitabilidad de las células, pero les comparto este pequeño fragmento de como tener en mente la genética para llevar un buen desarrollo o entendimiento de que podría está fallando en tu entrenamiento.

Puede que también te interese: Aumento de la masa muscular