Máscaras de Hipoxia ¿En realidad funcionan?

Máscaras de Hipoxia ¿En realidad funcionan?

Compartir

Numerosos son los productos que salen constantemente al mercado fitness, tanto en accesorios y métodos que se comercializan prometiendo un sinfín de beneficios y en este contesto hablaremos un poco sobre la máscara de hipoxia, un accesorio que se ha popularizado mucho y en diferentes actividades físicas en los últimos años por los beneficios que promete.

Te invitamos a que visites nuestro Canal en  YouTube.

Máscaras de Hipoxia

Esta mascara restrictiva de oxigeno es utilizada por personas con diferentes niveles de entrenamiento, desde atletas de alto rendimiento, amateur, hasta gente que solo practica actividad física de forma recreacional.  Estos últimos dos grupos suelen utilizan la máscara por recomendación de gente que suele utilizarla para “mejorar u optimizar” su entrenamiento, sin estar conscientes en realidad si son recomendables o no.

Máscaras de Hipoxia

Lo que prometen este tipo de máscaras son beneficios que se generan en trabajo de altitud, mejorar la resistencia pulmonar, Incrementar la capacidad pulmonar (VO2Max.), fortalecer el diafragma, elevar el umbral anaeróbico y generar mejoras cardiovasculares. Desafortunadamente esto no es así.

Para empezar; la hipoxia es la falta de oxígeno al organismo. Pero la razón por la cual el organismo responde al entrenamiento en altura es por la disminución en la presión atmosférica, que genera una baja presión del aire inspirado, reduciendo así su densidad y cantidad de moléculas de oxígeno, lo que significa que la cantidad de oxigeno captado es menor.  Es necesario aclarar que la hipoxia es un desencadenante para aumentar los niveles de eritropoyetina (hormona encargada de incrementar la tasa de producción de glóbulos rojos).

En un estudio publicado en JSM (Journal of Sports Science & Medicine) titulado “Effect of Wearing the Elevation Training Mask on Aerobic Capacity, Lung Function, and Hematological Variables” (2016) no se encontraron diferencias significativas en la función pulmonar o hematológica. Es por esto que los autores concluyeron que el uso de la máscara de hipoxia no parece actuar como un simulador de altitud, sino más bien como un dispositivo de entrenamiento de los músculos respiratorios.

Por otra parte, Rodrigo Merlo (doctor en ciencias del deporte) y Leandro Cabone (Licenciado en actividad física) señalan que existen trabajos que han fallado al intentar demostrar los afectos beneficiosos de dichas mascaras.

La máscara falla en muchos aspectos, como mencionamos arriba; para que exista una simulación del trabajo en altura, sería necesario también alterar las presiones parciales de oxígeno, y no solo eso, si no mantener dichas presiones y aportes de oxigeno por periodos de 3 semanas para tener adaptaciones, cosa que es imposible con la máscara. Suponiendo que funcionara, su uso es solo durante el entrenamiento, volviendo a niveles normales de oxígeno al terminar el entreno. Incluso hay quienes desaconsejan su uso, por una posible hipercapnia (exceso de dióxido de carbono o CO2 en la sangre).

Hasta el momento no hay evidencian científica que demuestre beneficios en marcadores fisiológicos del rendimiento, por lo tanto, si buscas los beneficios que promete la máscara, es preferible que realices entrenamientos en altura real.

Puede que también te interese: Utilidad y origen de los somatotipos

Profundiza un poco mas en el tema:

Necesitas Registrarte e iniciar sesión para poder ver las Referencias.