Dolor muscular después del ejercicio

Dolor muscular después del ejercicio

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En ocasiones cuando se realiza actividad física, seguro te has dado cuenta que al día siguiente o más tarde ese mismo día comienzan a tener dolor muscular después del ejercicio, el cual puede durar un día o inclusive un poco más. A este dolor se le denomina dolor muscular de aparición tardía DMAT o DOMS por sus siglas en inglés (Delayed-onsed muscle soreness).

Con frecuencia este dolor y malestar muscular suele comenzar a manifestarse entre 24 a 48 horas de realizar un extenuante entrenamiento o de haber realizado ejercicios que no se habían realizado con anterioridad y este dolor puede llegar a desaparecer en su totalidad hasta los 7 o 10 días después.

Origen del dolor muscular de aparición tardía

 A lo largo del tiempo se le ha atribuido a diferentes motivos la aparición de este dolor, el más difundido por la población en general y aceptado por algunos aun  hasta  hace ya algunos años, pero que aún sigue siendo muy difundido, tiene que ver con el ácido láctico y su acumulación.

Sin embargo, hasta el momento no se conocen los mecanismos exactos por lo que se presenta este dolor, por lo que a lo largo del tiempo se han presentado diversas teorías.

Desde el siglo pasado se ha estudiado la aparición del dolor muscular después del ejercicio, en el año 1900 Hough, dos tipos de dolores, el dolor muscular agudo que se presenta durante el ejercicio o inmediatamente después de haber realizado actividad física y el segundo que transcurrido al menos 8 horas después del ejercicio comenzaba a presentarse, teniendo su pico máximo de dolor entre las 24 y 48 horas después de haber realizado el entrenamiento. En esta época se atribuía el dolor a la rotura de las fibras musculares.

Otra de las teorías sobre el dolor muscular de aparición tardía es sobre la acumulación de ácido láctico en los músculos que se trabajaron, idea propuesta desde la década de los 30s. Sin embargo, existen evidencias que desestiman esta hipótesis, ya que una hora después del ejercicio el ácido láctico ha sido removido casi en su totalidad, mientras que el DMT se presenta ocho horas después de la actividad.

En la década de los 60s se propuso la teoría de espasmo muscular, se enunciaba que el ejercicio promovería la constricción capilar localizada en el músculo ejercitado. Esta isquemia estimularía las terminaciones nerviosas que conducen el dolor en el músculo, lo que resultaría en un incremento del tono muscular como respuesta refleja a la sensación nociceptiva, lo cual a su vez incrementaría el nivel de isquemia. Sin embargo, investigaciones donde se ha usado electromiografía unipolar y bipolar ponen en duda el fundamento de esta teoría.

La teoría más reciente y que se concuerda que podría ser la que mejor explica el dolor muscular de aparición tardía explica que este ocurre por una variedad de mecanismo, describiéndolo de la siguiente manera:

Síguenos en nuestro canal de YouTube

Las fuerzas tensoras que se producen durante la contracción de las fibras musculares, y más durante las acciones excéntricas, aquellas que se dan cuando un músculo se alarga bajo tensión, causan ruptura de las proteínas estructurales de la fibra muscular; principalmente de las presentes en la línea Z (dividen las miofibrillas en secciones llamados sarcómeros). Al cabo de unas horas hay una elevación significativa de neutrófilos circulando en el sitio de la lesionada, a las 48 horas

existe un pico en la relación monocitos/macrófagos, lo que incrementa de manera muy importante la producción y liberación de prostaglandinas (mediadores relacionadas con el dolor y proceso inflamatorio) que sensibilizan frente a estímulos mecánicos, térmicos y químicos a las terminaciones nerviosas III y IV, las cuales se encuentra en músculos, articulaciones, ligamentos y tendones, siendo las responsables de las sensaciones térmicas y de dolor. La acumulación de histamina, potasio y citoquinas de los fagocitos activos junto con la necrosis celular y una elevada presión del líquido intercelular del tejido (edema), y con el incremento de temperatura activan los nociceptores de las fibras y tendones musculares. Generando el dolor muscular de aparición tardía.

Eliminando el dolor

Este dolor muscular de aparición tardía limita en general el movimiento, siendo molesto para las personas que practican muy poco ejercicio, inclusive insoportable cuando el entrenamiento fue extenuante y más aún cuando los ejercicios realizados fueron de carácter excéntrico. Para mitigar este dolor existen varios métodos; el uso de suplementos, uso de analgésicos e inclusive realizar actividad fisca moderada ayuda en la mitigación del dolor muscular. Sin embargo, el efecto analgésico es temporal cuando realizar actividad física para mitigar el dolor muscular de aparición tardía.

El uso de medicamentos para mitigar el dolor muscular después del ejercicio sueles ser antiinflamatorios no esteroideos (AINES) sin embargo el uso recurrente y prolongado tiene un impacto negativo sobre el desarrollo muscular perjudicando a aquellos músculos que tienen un gran potencial de crecimiento como los cuádriceps y bíceps, lo cual conduce a una menor adaptación musculo esquelética.

A pesar de lo anterior estos medicamentos son utilizados por la gran mayoría para mitigar el dolor muscular. Los más utilizados son los siguientes:

El ácido acetilsalicílico o aspirina es analgésico no narcótico más utilizado en el mundo y que fue administrado clínicamente desde hace más de un siglo su mecanismo de acción no se descubrió hasta principios de la década de 1970.

Naproxeno es otro de los más conocidos y ampliamente utilizados por parte de deportistas y público en general. Sin embargo, un uso prolongado puede traer problemas adversos entre ellos problemas gastrointestinales, pero en los últimos años el ibuprofeno Paracetamol también se han vuelto en los analgésicos más utilizados.

Debido a que el dolor muscular tardío afecta el remiendo físico en general, se han realizado inclusive investigaciones utilizado suplementos antioxidantes para mitigar el dolor. Sin embargo, aún faltan estudios para conocer su efectividad.

REFERENCIAS Y BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

Para ver este contenido necesitas haber iniciado sesión en nuestro sitio web.

¡NO TE PIERNDAS NADA!

Entrenamiento

Suscríbete y recibe nuestro contenido más reciente

¡Prometemos que nunca enviamos spam! Echa un vistazo a nuestra aviso de privacidad para más información.

close

¡NO TE PIERNDAS NADA!

Entrenamiento

Suscríbete y recibe nuestro contenido más reciente

¡Prometemos que nunca enviamos spam! Echa un vistazo a nuestra aviso de privacidad para más información.


Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •