La actividad física y la distensión abdominal en el embrazo

La actividad física y la distensión abdominal en el embrazo

Compartir

Anteriormente hablamos sobre el embarazo y la importancia de la actividad física  junto a sus benéficos en esta etapa tan importante en la vida para la mujer. Pero después de dar a luz a un pequeño han ocurrido gran cantidad de cambios en la estructura muscular de la mujer, la mayor cantidad de cambios en la estructura de la mujer ocurren en la musculatura de zona media y del suelo pélvico, entre ellos la distensión abdominal.  

Te invitamos a que visites nuestro Canal en  YouTube.

Distensión abdominal

Lo anterior se debe al desarrollo del feto en el vientre, causando poco a poco que la pared abdominal se expanda, provocando que los rectos abdominales se estiren a lo ancho y a lo largo, esta elongación tiene su límite; con el pasar de los meses los dos vientres musculares abdominales se comiencen a separar, siendo a la altura del ombligo donde ocurre la mayor separación. La separación que ocurre gracias a este fenómeno inevitable se conoce como DIÁSTASIS.

Distensión abdominal

Esta separación entre los vientres abdominales ocurre en la denominada linea alba; la separación varía dependiendo de varios factores siendo distinta entre mujeres; es completamente normal, siempre y cuando la separación no sea mayor a los 3 cm. Pasando este rango, podemos considerarlo como un problema y es más difícil la recuperación por cuenta propia.

Uno de los factores que influyen, en que exista una mayor o menor separación es la actividad física antes y después del parto.

Con normalidad, cuando la separación no es excesiva; se puede recuperar desde el primer día o hasta la octava semana después del parto. En otros casos si no hubo actividad física para un adecuado tono muscular, puede que no cierre o mejore incluso un año después de ocurrido el parto.

La actividad física y la distensión abdominal en el embrazo 1

La actividad física antes del parto y después del parto, tiene la finalidad de mantener un adecuado tono muscular a pesar de que ocurra esta separación, y al mismo tiempo impedir que sea excesiva o en su defecto que cierre más rápido, ayudando a recuperar la estabilidad central. Un exceso en la distensión causará una deficiencia mecánica en la zona y debilitamiento del soporte para la trasferencia mecánica hacia otras zonas del cuerpo y no hay que olvidar que la zona media del cuerpo, es el principal estabilizador de nuestra estructura corporal.

Es necesario aclarar que la actividad física, no debe ser excesiva en esta etapa de recuperación y no teniendo nada que ver un trabajo de alta intensidad y de altas cargas, con uno que busca recuperar y cerrar esta separación. Un inadecuado entrenamiento en esta etapa; dependiendo de la separación abdominal, puede derivar en un daño a la salud.