Sobreentrenamiento

Sobreentrenamiento

Compartir

Anteriormente tratamos el tema fatiga; que forma parte de cualquier proceso de entrenamiento, que necesita un tiempo de recuperación para poder superar ese estado. Pero si este descanso no es adecuado, con el tiempo puede derivar en un sobreentrenamiento.

Sobreentrenamiento

Sobreentrenamiento

Al sobreentrenamiento o mejor dicho; síndrome del sobreenetrenamiento, se le suele dar varios nombres, sobreentrenamiento crónico, agotamiento, síndrome de infrarrendimiento o cansancio excesivo.

El síndrome del sobreentrenamiento no es algo que ocurra de la noche a la mañana; es una acumulación de una sobrecarga constante al organismo, ya sea por el volumen o la intensidad e inclusive frecuencia excesiva del entrenamiento o la combinación de todas estas variables junto con un inadecuado descanso.

 El síndrome de sobreentrenamiento se considera hoy en día multifactorial, esto quiere decir que el estrés que recibe un atleta o deportista no solo es de carácter físico o psicológico dentro de sus entrenamientos, también recibe estrés por parte de su vida laboral y su vida personal; la combinación de todos estos estímulos estresantes son los que pueden influir para que se detone en el síndrome de sobreentrenamiento.

Para poder llegar a este estado de sobreentrenamiento es necesario pasar por lo menos por un estado antes llamado extralimitación; teniendo dos variables, una extralimitación funcional y una extralimitación no funcional.

La extralimitación funcional es cuando nos encontramos trabajando más allá del estado de nuestra capacidad fisiológica; dentro de un periodo de una a dos semanas generando un sobreentrenamiento a corto plazo que deriva en una baja en el rendimiento, este pequeño sobreentrenamiento es programado, utilizado para mejorar el rendimiento después de un periodo de recuperación donde el trabajo vas disminuyendo. Cuando se excede en el tiempo este tipo de entrenamiento comenzamos con la extralimitación no funcional.

La extralimitación no funcional deriva en una baja del rendimiento que puede durar varias semanas o meses, por este motivo se suele confundir con el síndrome de sobreentrenamiento; el cual es una inadaptación prolongada que puede durar hasta seis meses o más.

El síndrome de sobre entrenamiento puede presentarse de diferentes maneras, no existe una manifestación de síntomas completamente atribuible a este síndrome, esto se debe a que no solo existe un tipo de sobreentrenamiento. Asi como en la fatiga, pueden presentarse diversos síntomas de acuerdo al tipo de entrenamiento más recurrente, como son trabajos de fuerza, entrenamientos con más recurrencia del sistema aeróbico o anaeróbico. Pero no solo eso, la sintomatología que se presenta es extremadamente individual.

Por esta variabilidad en los síntomas y una posible confusión con la fatiga producida por varias sesiones de entrenamiento o la extralimitación no funcional, el síndrome de sobreentrenamiento es difícil de diagnosticar, en muchas ocasiones se detecta cuando ya se encuentra el atleta en el estado de sobreentrenamiento.

A pesar de que los signos y síntomas pueden variar, los más comunes suelen ser los siguientes:

  • Cambios en el apetito
  • Pérdida de peso
  • Trastornos del sueño
  • Irritabilidad.
  • Inquietud
  • Excitabilidad – ansiedad
  • Perdida de la motivación y fuerza
  • Falta de concentración mental
  • Sentimiento de depresión
  • Falta de aprecio por cosas que habitualmente disfrutaría en el ejercicio.

Cuando este síndrome se presenta y el atleta ya se encuentra con un deterioro en su rendimiento físico sin un diagnosticado del síndrome de sobreentrenamiento, el atleta entrena aún más fuerte para intentar compensar esta pérdida de rendimiento, acentuando aún más esta condición.

Hoy en día no se conocen completamente los factores fisiológicos responsables, pero todo esto se asocia a las alternaciones que se presentan en el sistema nervioso. Siendo el sistema nervioso autónomo el que se ve afectado, la alternación del sistema simpático o parasimpático presentan una mayor actividad, y dependiendo en cual de los dos sea la alteración se puede determinar un tipo de síndrome de sobreentrenamiento u otro.

Cuando existe una mayor actividad del sistema nervioso simpático se le denomina síndrome de sobreentrenamiento simpático o hay quienes lo mencionan como sobreentrenamiento basedowoide, mientras que para el predominio del sistema nervioso parasimpático se le denomina síndrome de sobreenetrenamiento parasimpatico o sobreenetrenamiento addisonoide.

Si te interesa conocer un poco más sobre el funcionamiento del sistema nervioso simpático y parasimpático, te dejamos una pequeña entrada para que no te quedes con dudas. 

Por un lado, el sobreentrenamiento simpático se presenta en deportistas con entrenamientos de la fuerza de muy alta intensidad, mientras que el parasimpático se presenta en atletas relacionados a deportes de resistencia; trabajos con altos volúmenes y monotonía. A pesar de que ambos deriven en una baja de rendimiento, los signos o síntomas que se suelen presentarse con mayor frecuencia, son distintos.

Simpático

  • Aumento de la frecuencia cardiaca de reposo
  • Aumento de la presión arterial
  • Perdida del apetito
  • Reducción de la masa corporal
  • Trastornos del sueño
  • Inestabilidad emocional
  • Aumento de la tasa metabólica basal   

Parasimpático

  • Rápido inicio de la fatiga
  • Disminución de la frecuencia cardiaca de reposo
  • Recuperación rápida de la frecuencia cardiaca después del ejercicio
  • Disminución de la presión arterial de reposo

Dentro de lo que se ha podido verificar; quienes se encuentran sobreentrenados presentan mayores niveles de urea en sangre, este compuesto se produce tras la degradación de proteínas a causa del catabolismo proteico.

Con el dato anterior posiblemente puedas pensar que con un análisis de sangre se podría verificar y diagnosticar un sobreentrenamiento, desafortunadamente no es así, la urea en sangre también suele tener niveles altos después de entrenamientos de fuerza o de resistencia de larga duración.

Tampoco es posible estar seguros completamente por medio de un análisis hormonal, esto se debe a que se podrían encontrar niveles hormonales anormales, pero podría deberse a los efectos normales del entrenamiento. Por estos motivos muchos expertos concluyen que ninguna determinación sanguínea permite diagnosticar contundentemente un sobreentrenamiento.

Desafortunadamente el síndrome de sobreentrenamiento no solo afecta al rendimiento físico, también tiene efectos a nivel psicológico, dependiendo del tipo de sobreentrenamiento se pierde el dese de competir o el deportista pierde la confianza en sí mismo, teniendo también estados de ánimo muy variables, este último más presente el sobre entrenamiento simpático.  Incluso teniendo similitudes con la depresión clínica.

Todos estos cambios tanto psicológicos como físicos también afectan al sistema inmune causando una depresión del sistema inmunológico siendo más propensos a enfermedades e infecciones, teniendo concentraciones bajas de linfocitos y anticuerpos, que también se suele presentar después de haber corrido un maratón de 42 km.

Sobreentrenamiento 1
Puede que también te interese

Dentro de los entrenadores, instructores etcétera, hay quienes por su propia preparación no saben dosificar los entrenamientos y descansos o desconocen el impacto real que están causando en el organismo, por lo que, cuando se exceden y de san cuanta de la sobre exigencia, el atleta ya se encuentra con el síndrome de sobreentrenamiento

La forma más común recomienda para estar al tanto de la exigencia que se está aplicando y no ocurra un sobreentrenamiento o por lo menos poder detectarlo, es estar al tanto de los síntomas que se suelen presentar, pero no solo eso, porque recordamos que estos son variables, si no también estar al tanto de la frecuencia cardiaca en reposo por la mañana sin el estrés de los entrenamientos o la tensión que se genera en el transcurso del día.

Una frecuencia alterada por más de una semana junto con un rendimiento disminuido, más el agregado de uno o varios signos o síntomas que se presentan con mayor frecuencia, puede ser una alerta de un posible sobreentrenamiento.

Te invitamos a que nos sigas en YouTube

La única forma de poder superar este síndrome es disminuir o tener un descanso absoluto del entrenamiento, incluso podría ser necesario terapia psicológica para ayudar al deportista tanto a resolver problemas inherentes a su vida personal que puedan estar contribuyendo al síndrome de sobre entrenamiento o para recuperar la confianza que han perdido en ellos mismos.

Referencias y biografiara recomendada.

Para ver este contenido necesitas haber iniciado sesión en nuestro sitio web.